Cambridge Analytica, ¿son las redes sociales seguras?

De qué forma esta manipulación de datos que tuvo Cambridge Analytica tiene influencia dentro de una sociedad  y cuál es la posible solución, donde el derecho de la ciberseguridad recién se está desarrollando en nuestro país.

Cambridge Analytica es una consultora británica cuya principal función es el análisis de datos con estrategias de comunicación para procesos electorales, trabajando a través de campañas publicitarias y políticas, siendo en parte propiedad de la familia de Robert Mercer, un administrador de fondos de cobertura estadounidense que respalda muchas causas políticamente conservadoras.

Ahora bien, fue la periodista de «The Guardian», Carol Cadwalladr, quien investigando la compleja manipulación de datos, logro obtener información clave del caso.

Pues bien, la consultora junto al académico ruso Aleksandr Kogan, desarrollaron una aplicación para la red social de Facebook cuyo objeto era realizar un test de personalidad a los usuarios que quisieran utilizar esta aplicación, en donde Cambridge Analytica, pagó a dichos usuarios para que utilizaran su aplicación. En este punto ocurre lo interesante, toda vez que Facebook tiene a los usuarios acostumbrados a utilizar distintas aplicaciones en su red social, juegos, acertijos, encuestas o «test de personalidad», aparentemente era una más, por cuanto el permiso entregado por la red social era netamente académico, según la información del Test.

Esto no ocurrió, el Test de personalidad, recopiló todos los resultados de las pruebas realizadas a los usuarios, asimismo, recopilo información de la cuenta de cada usuario que realizó el test, extrayendo además los datos de los amigos que registraba cada usuario, combinándolos con datos que tenía cada encuestador de la aplicación, formando un algoritmo que permitía predecir resultados para otros usuarios de Facebook.

En otras palabras, la aplicación de Test de personalidad, a través de Facebook, analizaba los gustos de cada usuario (a través del link «me gusta») su orientación sexual, raza, genero, inteligencia y traumas infantiles. Esto les permitió manipular la información que se le entregaría diariamente al usuario en su cuenta de Facebook, influyendo a través de la difamación y la desinformación contra candidatos opositores, el voto final del usuario.

Las aplicaciones que trabajan con la red social Facebook, previo consentimiento del usuario, pueden tener acceso a la información personal de este, claro está que estos permisos, no son para la recolección de datos con fines comerciales o políticos, como hizo Cambridge Analytica.

Facebook anunció medidas de solución para estos hechos, en la actualidad ya no es posible que los desarrolladores puedan acceder a la red de contactos de un usuario y ahora va un paso más allá. Si Facebook detecta que no has usado una aplicación durante 3 meses, la red social cortará el acceso a la información del usuario al desarrollador.

Los desarrolladores que ya tenían acceso a esta cantidad de datos antes de la medida (2014), Facebook demandará que sean sometidos a una audiencia y en caso de negarse serán sacados de la plataforma.

Los países donde más influencia tuvo la consultora fue en la campaña Brexit Leave en el Reino unido, y en los Estados unidos, específicamente trabajando para la campaña electoral del actual Presidente Donald Trump.

Las pruebas que sustentan estas acusaciones son a base de vídeos grabados con cámara oculta de altos directivos de la consultora Cambridge Analytica, en donde reconocen las practicas que utilizan y que pudieron ser implementadas en diferentes procesos electorales de los distintos países del mundo.

Por su parte la consultora niega rotundamente el robo de datos personales de la red social de Facebook, y que afirma «utilizar plataformas de redes sociales para colocar anuncios pagados y contenido orgánico. El marketing de influencia y la construcción de redes de contenidos en las redes sociales son actividades comunes para una campaña política moderna».

Si bien toda manipulación de información puede tener delitos asociados, tales como sobornos, estafas, difamación, etc. No es menos cierto que como país al otro lado del continente, no estamos ajenos a estas malas prácticas.

Es importante en materia de derecho, legislar, resguardar, y proteger el correcto uso de nuestros datos personales en las aplicaciones digitales, como por ejemplo Facebook, con el fin de que nuestra integridad, y pensamiento no sea influenciado a través de malas prácticas, que lejos pueden estar de la verdad, hundiéndonos en la desinformación de todo aquellos que dentro del marco político y económico nos afecta.

En este sentido, es imperativo legislar el mundo digital y aparejarlo a nuestra carta fundamental, dando un paso importante en el derecho de la ciberseguridad y de la informática, que hoy forma día a día parte de nuestras vidas.

Por. Alonso Carrasco
Abogado Civil/Familia

Revisado Por. Rodrigo Logan
Abogado Corporativo/Gerente Legal

 

 

 

 

Abrir chat

Le devolvemos la llamada

*Ingrese su numero real, para así poder contactarnos con usted