¿Serías capaz de aplicar la Eutanasia?

La Organización Mundial de la Salud define la eutanasia;
“Acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”.

Esta definición resalta la intención del acto médico, es decir, el querer provocar voluntariamente la muerte del otro. La eutanasia se puede realizar por acción directa: proporcionando una inyección letal al enfermo, o por acción indirecta: no proporcionando el soporte básico para la supervivencia del mismo. En ambos casos, la finalidad es la misma: acabar con una vida enferma.

La eutanasia ha sido reconocida por el orbe internacional en el continente europeo, específicamente en Holanda y España. A saber, la legalización de la eutanasia en Holanda ha provocado la solicitud por parte de algunos partidos políticos de la legalización de la eutanasia en España. Con este documento la Associació Catalana d´Estudis Bioétics (ACEB) quiere aportar al importante debate social reflexiones fundamentales ante un asunto tan delicado como la despenalización de acciones contra la vida humana.

Ahora bien, ¿desde cuándo se entiende que una persona es declarada enfermo terminal? En este sentido, se ha definido como enfermo terminal a quien padece una condición patológica grave, de carácter progresivo e irreversible que no tiene opciones de tratamiento al momento del diagnóstico. El enfermo terminal tiene un pronóstico fatal en un plazo breve, descrito como menor a 6 meses.

A saber, existen dos tipos de eutanasia;

Eutanasia activa

Es el acto médico de terminar con la vida de un paciente/enfermo terminal, bajo la voluntad del mismo paciente. Ahora bien, esto se debe realizar bajo ciertas condiciones médicas y siempre que la normativa vigente del lugar donde se requiere realizar la eutanasia, lo permitan y regularicen. Existen 4 países en el mundo que validan este tipo de práctica como son Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Colombia.

Eutanasia Pasiva

Es el acto médico de retirar, suspender o no iniciar un tratamiento que se limita a prolongar la vida de un paciente/enfermo terminal que se encuentra en situación de enfermedad terminal o irreversible. Este tipo de prácticas es reconocido en países como Canadá, España, Inglaterra, India, entre otros.

Argumentos a favor de la Eutanasia

Los argumentos a favor de permitir la eutanasia (activa o pasiva) se basan en la compasión, considerando cruel rehusarse a librar al enfermo incurable de una situación de padecimientos e indignidad, y en la primacía de la autonomía del paciente, en el respeto a su autodeterminación, reconociéndole el derecho a decidir cuándo abandonar la lucha por la vida cuando ésta implica sufrimientos que él no puede afrontar y que la medicina no puede suprimir o aliviar.

Argumentos en contra de la Eutanasia

Se argumenta que la vida humana es un valor superior, cuyo respeto posibilita la convivencia social, y que la finalidad constitutiva de la medicina es precisamente ese respeto, siendo completamente ajeno a ella el acto de matar. Al autorizar la eutanasia se cambiaría radicalmente la relación médico – paciente, creando en la sociedad una desconfianza hacia los profesionales de la salud, y se desmotivarían los esfuerzos para progresar en los cuidados paliativos o en la búsqueda de terapias eficaces para las enfermedades que hoy en día se consideran incurables.

Legislación Chilena

Debemos tener presente que en el año 2012 en nuestro país se dictó la Ley de derechos y deberes del paciente. En este sentido, se excluye derechamente la eutanasia, con todo, su artículo 16 prescribe lo siguiente;
“La persona que fuere informada de que su estado de salud es terminal, tiene derecho a otorgar o denegar su voluntad para someterse a cualquier tratamiento que tenga como efecto prolongar artificialmente su vida, sin perjuicio de mantener las medidas de soporte ordinario. En ningún caso, el rechazo de tratamiento podrá implicar como objetivo la aceleración artificial del proceso de muerte”.

Lo recién prescrito tiene directa concordancia con el artículo 14 de la misma ley que prescribe:

“En ningún caso el rechazo a tratamientos podrá tener como objetivo la aceleración artificial de la muerte, la realización de prácticas eutanásicas o el auxilio al suicidio”.

Con todo, existen casos en que las personas, ya diagnosticadas con una enfermedad terminal, han solicitado públicamente que se permita practicar la eutanasia en nuestro país, argumentando la autonomía de los seres humanos para decidir qué hacer con su cuerpo, particularmente en momentos de gran sufrimiento. Poder decidir de cuando y como abandonar dignamente la lucha en contra de una enfermedad, que diagnosticada, establece menos de 6 meses de vida para el paciente en cuestión.

En el 2014 se intentó un proyecto de Ley que más de una ocasión la Comisión de Salud ha rechazado abiertamente por no estar de acuerdo con este tipo de prácticas, o porque derechamente están en contra de los valores formativos que tenemos como sociedad.

Esta opinión, representa a unos pocos y que dicen relación con el orbe de la religión en un país, más que una cuestión de razonamiento ciudadano. En otras palabras, al declararse chile un país Laico, abre la posibilidad a distintos tipos de pensamiento y creencias, y con la inminente obligación de que nuestra legislación debe ir a la par de nuestro desarrollo humano e intelectual y por sobre todo, de las necesidades que hoy como sociedad nos aquejan.

Si validamos la eutanasia como país también tendremos que hacer ciertas modificaciones a las leyes de adecuación Ley 21.030 que REGULA LA DESPENALIZACIÓN DE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO EN TRES CAUSALES, precisamente para evitar los problemas de aplicación práctica que se generan con la ley de aborto en una futura ley de eutanasia, a saber, por ejemplo sobre la objeción de conciencia institucional y aplicación de planes cerrados de salud.

Por. Alonso Carrasco
Abogado Familia/Civil

Revisado Por. Rodrigo Logan
Abogado Corporativo/Gerente Legal

Abrir chat

Le devolvemos la llamada

*Ingrese su numero real, para así poder contactarnos con usted